Soluciones para tener buen caudal de agua en las canillas y la ducha

Publicada el día: 21 enero, 2017

La falta de presión es un problema común en muchas casas. Ya sea que la instalación cuente con tanque elevado o cisterna, estas son algunas de las posibles causas y ¡también las soluciones!



 

Los motivos por los que puede faltar presión al agua de la ducha y en las canillas son variados. Descartando que haya quedado parcialmente cerrada la llave de paso, algo que puede suceder por un descuido al limpiarla o luego de una reparación, un plomero debe revisar la cañería por una eventual obstrucción (sarro, calcificaciones, etcétera).

Cuando la pérdida de presión es generalizada, es decir que se verifica en todas las canillas de la casa, el problema puede estar en un suministro deficiente o irregular. Para solucionarlo, se puede instalar una bomba presurizadora o elevadora de agua dependiendo de la ubicación del tanque. En el caso de una cisterna (ubicada en la planta baja o enterrada), se adiciona una bomba para dar presión adecuada a la instalación de la casa. En cambio, si la vivienda tiene un tanque en el techo, la bomba se usa para elevar el agua y asegurar que el tanque siempre esté lleno.

Es fundamental considerar que la diferencia de altura entre el tanque y la ducha o canillas es la encargada de dar la presión adecuada a la instalación. En este punto se debe tener en cuenta que la altura mínima desde la ducha (que es el artefacto más alto) y el tanque de agua es de 2,5 metros, y de 4 metros para un monocomando en la cocina, por ejemplo. Si esto no sucede, la falta de altura se puede solucionar interponiendo una bomba presurizadora a la salida del tanque elevado. Estos equipos presurizadores solucionan problemas de duchas con poco caudal de agua, tuberías semi-obstruidas o mal dimensionadas, griferías con cierre cerámico (poco pasaje de agua) y la provisión de agua para duchas especiales (escocesas, alemanas), lavarropas automáticos y/o calderas murales.

Soluciones tipo:

1) Llenar el tanque elevado. Las electrobombas elevadoras mantienen el tanque de agua siempre lleno. Sus principales ventajas, respecto de las bombas elevadoras de agua tradicionales, es que no requieren de un flotante eléctrico en el depósito de destino (cisterna o tanque elevado) por lo que no hay necesidad de una conexión eléctrica hasta este lugar y no se queman ante la falta de agua en la red, desde donde succiona la bomba. Un ejemplo es el nuevo sistema Inteligente 24 de Rowa (para viviendas de 1a 5 plantas) que además cuenta con un sensor que verifica en forma periódica la cantidad de agua en el tanque de destino, conservándolo la mayor parte del tiempo lleno. Es ideal para viviendas en lugares donde el suministro de agua de red es deficiente e irregular.

2) Sumar presión entre el tanque elevado y la ducha. La bomba presurizadora se instala en la bajada del tanque de agua, antes del colector. Eso permite  poder mezclar adecuadamente el agua fría y caliente, al estar ambas bajo presión. Su principal ventaja es que no mantienen la instalación presurizada y sólo se ponen en funcionamiento cuando hay un pasaje de agua de un litro por minuto (esto sucederá cuando se abra una canilla o ducha). Esta característica los hace especialmente aptos para ser instalados también en viviendas de más de 20 años sin riesgo para las cañerías. En el caso de corte del suministro eléctrico, seguirá habiendo agua en la vivienda, aunque obviamente sin presión.

 

Texto: Arq. Paula Baldo.
Fuente: www.bombasrowa.com, www.fvsa.com