S.O.S. madres: “Mi hijo empieza el jardín”

Publicada el día: 27 febrero, 2017

Una guía práctica con los detalles que los papis (familias) deben tener en cuenta para saber qué esperar en el período de adaptación, cómo comportarse y qué hacer cuando dejan a sus hijos en el Jardín de Infantes.



 

¿Qué es exactamente el “Período de Adaptación? ¿Cuánto dura?
Es un período en donde ambas partes, institución y familia, empiezan a conocerse. Es un proceso de creación de vínculos y de confianza, que hace 10 años se empezó a renombrar como “Periodo de Inicio”. Es improbable hablar del “en cuanto tiempo” un niño está adaptado. Es subjetivo y depende de muchos factores, entre ellos, la confianza de la familia hacia la institución, la disponibilidad amorosa del docente quien recibe, etc. Si estos componentes están, puede garantizar una adaptación fluida, rápida. Es cierto que a menor “conciencia”  del niño, más rápido es el periodo, o sea que al ser más grandes hay mayor razonamiento y, la separación con su entorno conocido suele conllevar angustia o inseguridad ya que el niño pequeño lo asocia con una sensación de abandono.


¿Cómo se realiza la adaptación?
Los estilos y tiempos de adaptación son tan diferentes como Instituciones educativas existen, pero en general, y contemplando la realidad de los tiempos de los niños pequeños se suelen ofrecer instancias como mostrarle a los adultos cómo se van conformando las redes de vínculos afectivos, ya sean entre los pares como con los nuevos referentes adultos. A medida que el papá/mamá/figura de sostén va sintiendo confianza y seguridad, el niño intrínsecamente sentirá lo mismo. Por tal razón, si la familia confía y acompaña a la Institución y cumple con los pedidos de los docentes, el ritmo es más rápido y fluido. Cuando la docente observa que el niño “ya puede”, invita a que ambos (familia-niño) logren despedirse con un beso, mirándose  a los ojos,  alentando al adulto para que pueda expresarle: “chau, hijo/hija, en un ratito vuelvo, pasala lindo”, etc. Desde varias corrientes pedagógicas-psicológicas se sugiere que el adulto pueda decirle la “verdad”, evitando ocultamientos, situaciones de escondidas o “escapismos”.

 

¿Cómo es la adaptación de los bebés?
Con los bebés de 45 días al año, se trabaja puntualmente con los padres. Se les pide mucha información en relación a los ritmos del bebé, ¿cómo duerme?, ¿a qué hora?, ¿cada cuánto come? y se le pide una prenda de la mamá para que el olorcito (aquel que evoca a mamá) permanezca por los primeros tiempos, puede ser una remera, una mantita o un pañuelo, suele darle tranquilidad y cierta serenidad. Para trabajar con bebés la docente tiene que tener formación en relación a la etapa de puerperio que atraviesa la mama, a veces hay mamás muy sensibles y con miedo de dejar a su bebé para salir a trabajar y es imprescindible decodificarla, ya que el bebe pequeño suele ser traductor del alma de ella y es donde aparecen los llantos, ciertos malestares físicos, etc. En jardines maternales, cuya población oscila entre los niños de 45 días a 9 meses, legalmente debe haber una docente cada 6 bebés, para lograr, ofrecerle lo que cada niño necesita.

 

¿Cómo pueden ayudar los papis en éste proceso?
Es muy importante que el docente funcione como un guía del adulto. Se pacta en una entrevista previa al periodo de adaptación y se les cuenta los procesos que se van a tomar para que sea exitosa. Por ejemplo: “se deben respetar tiempos pautados”, “decir la verdad es fundamental ante el chico”.

 

¿Cuáles son los casos más frecuentes y típicos en éste periodo?
Es normal que todos lloren. Lo más frecuente es que al despegarse de los adultos significativos (mamá, papá, abuelos, tíos, niñeras) se angustien. La angustia es real pero es importante la intervención de las docentes frente a la angustia del niño pequeño, lejos de desestimar este sentimiento, quienes se comprometen a esta tarea ofrecen tiempo, cuerpo, palabra y un entorno favorable para que, de a poco, el niño empiece a sentirse cómodo, seguro y a gusto en un nuevo espacio.

 

¿Cómo preparar a los padres?
Es primordial tener una entrevista previa de contención a los padres donde se explican los procesos que se van a llevar a cabo. Y contarles que:

- Se deben respetar los acuerdos y horarios pactados con las docentes
- Evitar, en la medida de lo posible, las ausencias.
- No escaparse de la vista de los chicos, la docente los ayudará a despedirse breve y afectuosamente.
- Los recados de último momento dejarlos por escrito.

 

 ¿A qué tipo de comportamientos deben estar atentos los padres?
Alteraciones en el sueño a la noche, pueden mostrarse más irascibles o irritables, pueden mostrarse más asustados. Durante la primera semana se apegan mucho con sus padres fuera del jardín. Pueden aparecer sucesos espontáneos de temor a que desaparezcan. Sin embargo es todo relativo y subjetivo a cada ser humano que atraviese este proceso. Cabe destacar que el período de inicio lo marcan los adultos. El adulto es el que, con su desconfianza, puede alterar el ritmo de adaptación, haciéndola eterna, ágil o exitosa. La primera pregunta que se les hace a los papás en una entrevista previa es: ¿está convencido de que el niño ingrese al jardín? Con esta pregunta la docente ya se da cuenta de cómo será el período de inicio. Por último, cuando un bebé ingresa y permanece en la Institución no es necesario la presencia de los papás en los ciclos posteriores porque el bebe/niño ya se apropió del espacio y fue incorporando nuevos referentes a su vida: los docentes.

 

Texto: Lic. Carolina Pascotto, Psicopedagoga Especializada en Vínculos y Primera Infancia, directora de Diálogos Jardines Maternales