Las 8 inteligencias de los niños

Publicada el día: 20 marzo, 2017

Pocas personas saben que existen distintos tipos de inteligencia en los chicos: nada menos que 8. Y cada una está relacionada con diferentes áreas cerebrales y funcionalidades. Ejercicios de una especialista para incentivarlas.



 

1. INTELIGENCIA LINGÜÍSTICA: capacidad de procesar con rapidez mensajes lingüísticos, ordenar palabras y dar sentido a los mensajes.

Se la trabaja reforzando y desarrollando todos los aspectos relacionados con el lenguaje y los idiomas. Actividades: Escribir, contar y relatar historias, relatos, cuentos, poesías y chistes. Fomentar la lectura divertida. Juegos de memoria y de palabras (nombres, calles, fechas, juegos educativos, etc.).  Organizar debates sobre diferentes temas, películas, pensamientos. Ensayar un discurso o presentación de algún tema. Realizar un periódico o revista con noticias, reportajes, sucesos, etc.

2. INTELIGENCIA LÓGICO-MATEMÁTICA: ejercitar el cálculo, la percepción de la geometría espacial, resolver problemas, razonar.

Se trabaja repasando las matemáticas aprendidas durante el año con el cuaderno de refuerzo, podemos organizar otras que les ayuden a pensar y a razonar de forma divertida. Actividades: Jugar a hacer preguntas para saber cómo funcionan las cosas. Realizar problemas matemáticos representando las cosas, con objetos reales, etc. Practicar el ajedrez, juegos de estrategia, puzzles. Con los mayores de 11 o 12 años, ir a la compra, calcular los productos más baratos, manejar el dinero.

3. INTELIGENCIA NATURALISTA-CIENTÍFICA: gusto por la naturaleza, los animales, habilidades para reconocer y clasificar especies, etc.

Utilizamos esta inteligencia para pensar sobre plantas, animales y la observación científica de la naturaleza. Actividades: todo tipo de excursiones al campo, montaña, etc. Realizar una colección de flores, minerales, piedras raras, hojas, plantas, etc. Cuidar las plantas o animales. Acudir a museos naturales y planetarios. Buscar en Internet animales, flores, plantas o planetas desconocidos y averiguar sus funciones. Realizar e inventar experimentos químicos y hacerse preguntas: ¿qué pasaría si mezclara el agua y el aceite? Utilizar el microscopio. Coleccionar noticias científicas del periódico.

4.   INTELIGENCIA ARTÍSTICO-ESPACIAL: pensar y percibir el mundo en imágenes. Sensibilidad hacia el color, la línea, la forma, la figura, el espacio.

El objetivo es reforzar la capacidad de pensar en tres dimensiones y la sensibilidad hacia el mundo artístico. Actividades: Todas las manualidades que les lleven a realizar colages, cuadros, construcciones, mapas, figuras de barro o arcilla, construcciones tridimensionales, etc. Ver películas y explicar o representar posteriormente lo que ha visto. Crear diseños gráficos, carteles, esculturas, caricaturas, decorados, spot publicitarios, vídeos y anuncios con cámara o en el ordenador, diseño de modas, fotografía. Visitar museos de arte. Para los de 7 y 8 años: cerrar los ojos e imaginarse lo que otro está describiendo. Después, explicarlo.

5.   INTELIGENCIA MUSICAL: reconocer sonidos naturales, gusto por la música, sensibilidad por el ritmo, el tono, etc.

La música es para el alma, lo que la gimnasia para el cuerpo. No hace falta tener una buena voz u oído. Simplemente, hay que fomentar la sensibilidad por la música y el ritmo. Actividades: Hacer un musical, cantando y bailando. Practicar con diferentes instrumentos musicales: batería, guitarra, flauta, etc. Componer una melodía con diferentes objetos o utensilios de casa que no sean musicales. Componer canciones y ritmos. Jugar a identificar todo tipo de sonidos con los ojos cerrados. Asistir a conciertos musicales.

6.   INTELIGENCIA FÍSICA-CORPORAL: es la capacidad para usar el cuerpo para deportes o actividades concretas. Supone desarrollar la coordinación, el equilibrio, la destreza, la flexibilidad, la fuerza, etc.

Todas las acciones que organicemos para desarrollar esta capacidad, les llevará a potenciar otras: inteligencia emocional, espacial, percepción y concentración. Además, son las actividades que más les gustan a estas edades. Actividades: deportes individuales y de competición. Bicicleta, patines, monopatín, tenis, etc. Bailar, perfeccionar el ritmo. Mimo: imitar gestos, personajes, etc. Expresión corporal: teatro, dramatizaciones. Jugar a adivinar cosas (películas, objetos) usando solo el lenguaje corporal. Cocinar platos divertidos. Juegos de aventura.

7.   INTELIGENCIA INTRA E INTERPERSONAL: la primera se refiere al  conocimiento de uno mismo. La segunda, para comprender a otras personas. Estas inteligencias están relacionadas con las emociones y habilidades sociales.

Es un buen momento para la convivencia con otros niños, amigos, relacionarse con los demás, etc. Apuntarse a una escuela de verano o a un campamento por unos días, es positivo para desarrollar habilidades sociales. También, las vacaciones hay que aprovecharlas para hablar de uno mismo, de los valores, de las metas en la vida. Actividades: Hablar con ellos sobre la convivencia con la familia, primos, amigos. Realizar planes con amigos y familiares. Observar las necesidades de los demás. Realizar alguna actividad de voluntariado acorde a su edad. Mantener conversaciones distendidas padres e hijos sobre las fuerzas y debilidades de cada uno, de las experiencias de los fracasos y de los éxitos. Practicar su hobby preferido y algún juego individualizado para conocerse mejor. Practicar la reflexión individual, aunque sea de un minuto.

8.  INTELIGENCIA CREATIVA: acciones que contribuyan a la resolución de problemas, a hacerse preguntas, ocurrencias distintas, etc., es decir, desarrollar la imaginación.

Ejercitar la creatividad en cada una de las 8 inteligencias proporcionará a su vez motivación personal, autoestima, capacidad de logro y tolerancia a la frustración. Se trata de aumentar su curiosidad por las cosas, por la aventura, por la originalidad y por asumir nuevos retos. El objetivo es desarrollar actividades creativas en cada una de las inteligencias anteriormente mencionadas. Actividades: Inventar algo original con diferentes utensilios. Pensar en ideas originales: ¿qué harías o inventarías para solucionar este problema?,  ¿qué invento te gustaría llevar a cabo? Permitir que los hijos resuelvan problemas prácticos de la casa, como diferentes arreglos. Jugar a la tormenta de ideas (cada uno dice una sugerencia aunque sea disparatada) para realizar un anuncio publicitario, un invento, una película, etc.

 

Fuente: Hacer Familia / Pilar Martín Lobo. Autora del libro “Niños inteligentes: guía para desarrollar sus talentos y altas capacidades”