Amberes, la capital mundial de los diamantes

Publicada el día: 23 abril, 2017

Es la segunda ciudad más importante de Bélgica, medieval y contemporánea a la vez, cuna de artistas como Rubens y Anthony Van Dyck y hoy capital de la moda europea. ¿Qué más necesitás para que te den ganas de ir?



 

A principios del Renacimiento la ciudad perteneció a los Países Bajos Españoles. El siglo XV marca el inicio del desarrollo económico de la ciudad, que se convierte en uno de los centros comerciales más importantes del Norte de Europa. Importante centro cultural de principios del siglo XVII, Amberes ha sido siempre una de las ciudades comerciales más importantes del norte de Europa. Actualmente es la segunda ciudad más poblada de Bélgica por detrás de Bruselas.

En el S. XVI se convirtió en una de las mayores y más ricas ciudades de toda Europa. Un siglo más tarde fue hogar de los grandes y emblemáticos pintores barrocos Peter Paul Rubens y Anthony Van Dyck. En los últimos años, el lienzo ha sido reemplazado por el algodón y los diseñadores de moda han alcanzado el nivel de artistas. Esta ciudad es conocida por sus numerosas tiendas, por los famosos Seis de Amberes y por un activo comercio de diamantes.

Diamantes y sustentabilidad

Amberes también es mundialmente famosa por su producción de diamantes en bruto, aproximadamente el 85% de la producción mundial. Las 35.000 personas que trabajan en este sector hacen que Amberes sea conocida como la “Capital Mundial de los Diamantes”.

Pero también es famosa por sus políticas de sustentabilidad: el gobierno clasifica los inmuebles por su nivel de ahorro energético, el trazado urbano es estricto para diferenciar zonas de viviendas, edificios en altura, y de los grandes espacios verdes de parques y plazas. Las edificaciones contemplan la incorporación de aislaciones de sus doble muros, carpinterías, y cubiertas. Las instalaciones de paneles fotovoltaicos y terrazas verdes con gramíneas es una tendencia cada vez más frecuente en las construcciones, por su beneficio de ahorro energético tanto como por la desgravación impositiva con la que se ven favorecidos los propietarios. Ya en 2012 reciclaban el 93% de la basura y cualquier ciudadano accede a ventajas si quiere incorporar en su vida tecnología sustentable.

Romántica y deliciosa

Esta ciudad es un placer para los amantes de la arquitectura: hasta la estación de tren es una joya arquitectónica en Amberes. Aparece en prácticamente todas las listas de las estaciones más bellas del mundo. Probablemente menos conocida, la calle Cogels-Osylei, la calle principal del barrio de Zurgenborg, es una visita ineludible para los amantes de la arquitectura. Admirarás una combinación sorprendente de Art Nouveau, Jugendstil y Neoclasicismo. Y pensar que la ciudad iba a echar abajo estos edificios «anticuados» en los años 1960… Menos mal que un grupo de artistas compró las casas y salvó el barrio.

Amberes ofrece todos los ingredientes para una romántica escapada urbana. Visita la Diamond House dado que, como todos sabemos, los diamantes son los mejores amigos de la mujer. Sácate una foto romántica en el jardín de la Casa de Rubens (no dejes de compartirla en las redes sociales). Descubre la exquisita gastronomía flamenca en una antigua capilla o en el cielo (The Jane y ´t Zilte, respectivamente, ambos, restaurantes con estrellas). Da un paseo siguiendo las lucecitas del río Escalda y acércate a la plaza Dageraadplaats para contar estrellas. Finaliza el día con un concierto en la renovada Sala Queen Elisabeth, de indiscutible renombre internacional!

Además de comprarse un diamante o alguna prenda de moda, cualquier visitante de Amberes debería probar el Elixir D’Anvers en De Vagant, un establecimiento que tiene más de 200 ginebras y sirve platos preparados con ese licor. Y por supuesto el famoso chocolate y la también famosa cerveza belgas, ambos con una fama muy merecida.

Qué ver en Amberes

  • Playa Mayor (Grote Markt): Bonita plaza con edificios renacentistas. En ella se encuentra el Ayuntamiento de Amberes y la fuente de Brabo, que ilustra los inicios de la ciudad.
  • Casa Museo de Rubens: Casa y estudio de los últimos 29 años de vida de uno de los pintores barrocos más importantes del norte de Europa. La casa data del siglo XVII, por lo que es una visita de interés en sí misma.
  • Catedral de Amberes (Onze Lieve Vrouwe Kathedral): Su construcción comenzó en el siglo XIV y se extendió dos siglos. Es el mayor templo religioso de Bélgica.
  • Groenplaats: Aunque no es tan magistral como Grote Markt, esta plaza está siempre muy animada y bien se merece un vistazo. Está situada junto a la catedral.
  • Museo de los Diamantes: Contiene exposiciones de objetos y material audiovisual en los que se explica todo el proceso del diamante desde su extracción a su venta.
  • Castillo de Amberes: Aunque su nombre actual ya no es éste, Carlos V lo rebautizó como Het Steen (La Piedra), sigue siendo una de las visitas más interesantes de la ciudad.
  • Museo de Bellas Artes de Amberes: Al nivel del de Bruselas, es un hermoso museo y se encuentra ubicado en un edificio neoclásico del siglo XIX.
  • Museo MAS: El museo más grande de Amberes y posiblemente el más llamativo visualmente, el MAS es un espectáculo para la vista, con sus múltiples niveles escalonados de arenisca roja que lo levantan 60 m en el aire. Alberga cerca de medio millón de artículos. Tiene una vista espectacular de la ciudad.
  • MoMu: el Museo de la moda es una cita infaltable para los fashionistas y para todos. En esta ciudad con tradición de moda, este lugar es protagonista. Desde su arquitectura exterior e interior hasta cada detalle es exquisito.