Paulina Cocina, el éxito de la comida casera.

Publicada el día: 18 junio, 2017

Tiene 40 años y hace unos pocos empezó con un video espontáneo mientras preparaba la comida para divertirse. Hoy, dice que sigue sin ser cocinera, pero acaba de sacar un libro de cocina y tiene miles de seguidores en YouTube que se divierten y cocinan con ella. “Mi presión no es un restaurante lleno, sino que se duerman mis hijos”.



 

“El primer video surgió… ¡Porque estaba aburrida! No tenía ni la más mínima intención de enseñarle a cocinar a nadie, sólo quería divertirme haciendo un video”, dice Paulina G. Roca, socióloga de profesión, cocinera porque sí, porque le gusta, porque lo elige, porque la casualidad le cumplió su sueño: “Yo no quería ser cocinera, pero soñaba con tener un programa de cocina”. Y ahora, además del programa que tiene a través de Internet, que es casi una serie, con personajes –marido, hijo, amigos, invitados, padre y quién sabe- y de los miles de seguidores, no sólo logró eso sino que además acaba de lanzar su primer libro de cocina, con recetas para preparar en 30 mintuos.

A diferencia de muchos cocineros mediáticos, Paulina cocina sin cinco asistentes, sin maquillaje y sin repeticiones. Como sale, sale. Graba en la cocina de su casa, cocina todo tipo de recetas, elegidas sobre todo por lo que tiene ganas de comer ese día, ella y su familia. Todo lo que cocina es para comer de verdad. Y se siente orgullosa de eso. Desde su primera receta publicada, que fue un pastel de papas, Paulina abordó un extenso menú de recetas saldas y dulces que va desde tartas y snacks, a guisos y pescados, dulces y budines, conservas. También hay secciones de trucos y técnicas, curiosidades, información, recopilaciones y menú semanal. Hay recetas sencillas y otras solo un poco más complejas, y la variedad está garantizada. El ranking lo encabezan el pastel de verduras (Strata), las papas a la crema gratinadas, la ganache de chocolate y los huevos benedictinos.

 -¿Cuándo empezaste a cocinar?
-​Cocino desde chiquita, me enseñó mi mamá y cociné siempre con ella, como mis hijos lo hacen ahora conmigo. Siempre me gustó cocinar. Empecé a interesarme de forma autónoma por la cocina cuando me mudé sola a los 23, he llegado a hacer curry de cordero para mí sola. Me gusta comer bien, no concibo comer cualquier cosa, ni picar algo parada.

-¿Cómo el primer video llevó a todo lo demás?
-Los primeros videos eran más de una chica haciendo tonterías en cámara que cocinando. De a poco comencé a ver que la cocina interesaba y fui dando un paso al costado y dejando más protagonismo al plato. También comprometiéndome más con lo que cocinaba: eligiendo platos, leyendo si había algún proceso que desconocía, tratando de dar información de calidad… Aunque nunca dejé de divertirme ni de hacer tonterías, hoy esto acompaña a la receta y no al revés.

-¿Te imaginabas que eso podía convertirse en esto?

-¡Para nada! Y aún hoy no me imagino cómo puede seguir. Y está buenísimo, cero expectativas, voy haciendo.​ Aunque también soy muy metódica trabajando.​

-Decís que siempre soñaste con un programa de cocina pero no con ser cocinera. ¿Te sentís cocinera hoy?
-​No, no me siento cocinera para nada. No te voy a decir que cocino mal, pero no soy cocinera, cocino en casa como cualquiera, mi presión a la hora de cocinar es que los chicos se me duerman, no un restaurante lleno.​.. Soy productora de contenidos para internet, Youtuber si querés. Eso sí me define. Y trabajo en el nicho cocina: lo conozco muy bien, lo estudio, sé a qué hora hay que publicar, puedo intuir qué receta la va a pegar y cuál no, sé qué toma tiene que ir primera en un video y sé que un domingo lluvioso es una oportunidad que no hay que desperdiciar y por eso siempre tengo una receta guardada. Eso es lo que hago bien y mi trabajo hoy en día. En la cocina soy mediocre. Amo cocinar pero no creo que lo haga mejor que “la que hace cosas ricas” en cualquier familia.

-Esto ya es tu vida cotidiana y además involucraste a marido, hijo, familia, amigos… ¿Cómo se transformó tu vida con esto?
-​Mi vida cambió mucho… Para bien. Por empezar tengo otro trabajo, otra profesión si querés… ¡Dejé lo que hacía para dedicarme a esto! Esto es un cambio grande pero no fue una decisión difícil, fue más bien inevitable. Me gusta tanto hacer Paulina Cocina que no tuve nada que pensar.​ ​Soy muy feliz haciendo lo que hago como lo hago, no espero los viernes ni los fines de semana para hacer lo que me gusta. Hago lo que me gusta todos los días.​

-Con tanto chef en la tele, con tanto libro de cocina, con tanto blog y tutorial ¿Qué creés que pasó con vos y tus videos?
-​Aaaaay qué pregunta… A mí me cuesta mucho ver qué pasa con Paulina Cocina desde fuera… Creo que por ahí ​lo que hago produce cercanía porque es cero pretencioso, porque no uso ingredientes exóticos, porque no es difícil que los platos te queden como a mí porque… ¡Me quedan como a cualquiera!, como mucho un poquititín mejor, pero nada inalcanzable. Uno de los comentarios más comunes que recibo es el de “a mí no se me da bien la cocina pero con vos me dan ganas de probar”, “yo no cocinaba y ahora cocino gracias a vos”. Ojo, no creo ser la única con este perfil, hay grandes cocineros que son muy cercanos también.

-De alguna manera fuiste “antisistema”: en tu casa, cocinando lo que vas a comer de verdad, con una camarita, lograste  meterte en el mundillo gourmet… Y encima postulás que la cocina puede ser rápida, fácil y rica.
-Jaja, me queda grande lo de antisistema. Tampoco sé qué tanto estoy metida en el mundillo gourmet… La verdad que no soy muy apegada a “pensar” Paulina Cocina, precisamente porque es una actividad que empecé para dejar de pensar, que era lo que hacía en mi trabajo en ese momento. A toda reflexión que ande por ahí, la mando a la papelera de reciclaje mental (queda en la nuca). Hago. La paso bien. ​Le doy para adelante.

-¿Qué tendencias gastronómicas odiás?
-Cualquiera que no respete los alimentos: cuando veo un cartel con 8 hamburguesas entre 2 panes o un video de alguien que se jacta de comer no sé qué cantidad de tal cosa me parece de mal gusto. No me gusta la comida maltratada, ni desperdiciada. Para mí hay que querer y respetar lo que comemos.

-¿No te da miedo que se te vayan las ganas de cocinar ahora que es un trabajo?
-Siii, pero no me pasa. ¿Sabés qué hago cuando no trabajo y estoy relajada? ¡Cocino!​

-¿Sos así como te vemos en los videos?
-Me afeo un poco para los videos, en verdad soy como una top model.

 

Tres secretos/claves/consejos de Paulina para que las cosas salgan bien en la cocina:

  • ​El primero es animarse. Si sale mal, no pasa nada, como mucho pedís pizza.
  • El segundo es tener paciencia: hay recetas rápidas fabulosas (como las del libro, que son todas en 30 minutos reales) y recetas que no pueden hacerse rápido. La cocina tiene sus tiempos y respetarlos es importante para que todo salga bien.
  • ​El tercero es pasarla bien comiendo, ser amigo de la comida que elegimos. Para mí si no disfrutás de comer no hay forma de disfrutar cocinando.


Todas las recetas y su libro en la web:
 www.paulinacocina.net

Texto: Paula Bistagnino.
Fotos: Gentileza Paulina Cocina /Editorial Continente.