Olvidate del efecto “piernas cansadas” con estos 5 trucos

Publicada el día: 2 julio, 2017

Muchos son los factores que pueden generar retención de líquido o hinchazón en las piernas. Te contamos cómo hacerle frente a este problema y salir airosa.



 

El exceso de peso, estar mucho tiempo parada o tener una vida sedentaria. Hay muchos motivos que pueden generarte el efecto “piernas cansadas”. Para poder combatir este problema, te proponemos cinco ideas simples y fáciles de llevar adelante.

Mejorá tu circulación.
Algunos cambios de hábito te van a ayudar a mejorar el aspecto de tus piernas. Evitá los tacos de más de 4 centímetros de alto. Si son fundamentales, reduce el tiempo de su uso a lo mínimo indispensable. Optá por ropa suelta y dejá de lado los jeans o pantalones súper ajustados. Tratá de no estar mucho tiempo parada, o sentada o con las piernas cruzada. Movete y cambiá de posición cada vez que puedas. Dormí con las piernas un poco elevadas y terminá tu ducha de todos los días con un chorro de agua fría.

Los no rotundos.
Olvidate del tabaco, del alcohol, del exceso de sal y de la comida chatarra. Nada de esto colabora con la belleza de tus piernas. Evitá también el exceso de sol.

Ayuda externa.
Las medias de compresión son un gran aliado para las piernas cansadas. Al apretar de forma suave las piernas, ayuda a que la sangre circule hacia arriba. De esta manera son ideales para prevenir la hinchazón. Utilizalas el mayor tiempo posible.

El deporte correcto.
Hay actividades que si bien queman muchas calorías, no son convenientes para la salud de las piernas. Los deportes con impacto como el running hacen más difícil el retorno venoso y linfático. En cambio, la natación o el pilates son ideales ya que se realizan de forma horizontal, lo cual mejora la circulación.

Cosmética y tratamientos aliados.
Existen varios tratamientos cosméticos que pueden resultar de gran ayuda. Existen cremas descongestionantes para piernas en el mercado que, aplicándolas dos veces al día mediante masajes circulares ascendentes dan resultados visibles. Elegí las que tienen castaño de Indias, mentol, ruscus, alcanfor, ginkgo biloba, escina o eucaliptus. En cuanto a los masajes, el drenaje linfático es perfecto porque facilita la reabsorción de los edemas y mejora el retorno venoso y la circulación linfática.