Una ruta por 10 castillos imperdibles del Valle del Loira

Publicada el día: 28 agosto, 2017

Al sur y a solo una hora de París, se despliega uno de los paisajes culturales e históricos más emblemáticos de Francia. En coche, en bicicleta, en tour, una ruta de encanto y encantada.



 

Hay muchas formas de recorrer algunos de los castillos del Valle del Loira. Y cuando decimos “algunos” estamos hablando de decenas de castillos. Según el listado de castillos del Loira recomendados, la selección se puede ampliar hasta 40, o incluso 70. Por ello es necesario poner orden para armar un recorrido. En el post que sigue, encontrarás una propuesta para organizar un viaje al valle y los principales castillos.

¿Por qué recorrer el Valle del Loira y sus castillos? Al sur y a solo una hora de París, se despliega uno de los paisajes culturales e históricos más emblemáticos de Francia. Fue en este valle que el poder real se instala entre los siglos XV y XVI, ampliando, reformando o reconstruyendo antiguos castillos (o incluso otros hechos a nuevo), desplegando un aire de romanticismo, lujo y esplendor que aún hoy sorprende. No sólo se trata del eje sobre el río Loira que modela el valle, sino además sobre afluentes como el Indre, Cher, Vienne, Maine. Desde el año 2008 existe una asociación francesa (Châteaux de la Loire, Vallée des Rois) que se encarga de promover más de 70 sitios catalogados, sumando castillos, abadías, iglesias y museos. Es una cifra que sirve para entender la importancia y el atractivo turístico de este punto de Francia.

¿Qué observaremos en el Valle y castillos del Loira? Enormes jardines, fastuosas construcciones, y auténticos palacios. Y es que en ésta época los castillos ya no tenían fines tan defensivos (aunque algunos conservan sus murallas). Los llamados Châteaux eran palacios o residencias señoriales en zonas rurales, una combinación de lujo y refinamiento más que fortalezas. Todos ellos suman en pocos kilómetros una concentración de monumentos reconocida como Patrimonio de la Humanidad.

LOS CASTILLOS

1. Chateau Chambord
Es uno de los imperdibles del Loira, infaltable en cualquier tour o recorrido. Al visitarlo hay que apreciar y sorprenderse (nada difícil) con su arquitectura renacentista y con su historia: su función era el de un pabellón de caza para el rey Francisco I, y hoy es uno de los sitios Patrimonio de la Humanidad del valle, entre los más reconocidos y fotografiados. Es un despliegue de elegancia y magnificencia como pocos, con sus ocho torres, 365 chimeneas y unas 440 habitaciones. Además está rodeado de parques y un inmenso bosque. Uno de los espacios estrella del castillo es la escalera de doble hélice, una de las obras maestras del Renacimiento francés. Aquí tienes un enlace a la web oficial del Castillo Chambord en español.

2. Castillo de Blois
Este castillo fue residencia oficial de los reyes de Francia durante el Renacimiento, y es uno de los que guarda más historias entre sus paredes. Por ejemplo, en la capilla fue bendecida Juana de Arco en el año 1429. Como otros castillos del Loira tuvo sus momentos de apogeo, y posterior decadencia, especialmente en tiempos posteriores a la Revolución Francesa, cuando fue abandonado por completo. Sin embargo, hacia 1841 fue clasificado como monumento histórico, restaurado, y transformado en el museo que es hasta la actualidad. Aquí tienes el enlace a la web oficial de del Chateau Royal de Blois en su versión en español.

3. Chateau Cheverny
Es otro de los infaltables en cualquier recorrido por el valle, uno de los más famosos. Su estilo renacentista es todo un emblema de la región, junto a sus jardines. Pertenecía a una familia de financieros y oficiales (la rama de los Hurault) y fue enviado a construir hacia 1620. Fue todo un despliegue de innovación  a la vanguardia en su época. Una construcción de aquellas que “marcaron tendencia”: precursos de la arquitectura a la francesa. Como curiosidad, este castillo fue el que inspiró al creador belga de Las aventuras de Tintín para idear el Castillo de Moulinsart (Mansión Pasador), la residencia del capitán Haddock que aparece en el episodio “El Secreto del Unicornio”. Otro “espectáculo” curioso a presenciar en el castillo Cheverny podría ser el momento en que alimentan a unos 120 perros de caza con su particular disciplina.

4. Chateau de Amboise +  Le Clos Lucé
Sobre un promontorio junto al río Loira, y como parte del poblado de Amboise (una de las buenas bases para alojarse y explorar desde allí el valle para quienes buscan tranquilidad)  se encuentra este castillo, uno de los declarados como Patrimonio de la Humanidad. Junto al complejo fortificado se encuentra el castillo Clos-Lucé, la última residencia de Leonardo da Vinci y el lugar de su sepultura. El complejo fortificado resguarda un palacio, capilla, torres circulares, y amplios jardines. Aquí tienes el enlace a la web oficial del castillo de Amboise (en español)

5. Chateau Chenonceau
Difícilmente no habríamos visto antes una foto o postal de este castillo, uno de los emblemas del valle del Loira. Construido en el siglo XVI, hoy es un monumento que permanece en manos privadas, pero está abierto al público siendo uno de los más visitados de Francia. Lo que llama la atención es su emplazamiento sobre el río Cher, pero también su suntuosidad, y el peso de su historia, siendo habitado por reconocidas personalidades de la realeza. Destacan además sus jardines, decorados en primavera y verano con unas 130.000 plantas . (Ver más información sobre el Chateau Chenonceau en la web oficial de Francia)

6. Chateau de la ciudadela de Loches
Este ejemplar entra en la categoría de castillo-ciudadela junto a un enorme jardín público. Se trata de una fortaleza con fines militares y muy estratégicamente situada por encima del río Indre sobre un promontorio y dominando todas las vistas del pueblo y del entorno. Es famoso por su tamaño y lo complejo de sus construcciones. También tiene un enorme valor en la historia (y hoy es reconocido como Patrimonio de la Humanidad),  siendo construido por Enrique II de Inglaterra y su hijo Ricardo Corazón de León en el siglo XII, pero también residencia favorita de reyes como Carlos VII de Francia. (Ver más información para visitar el castillo de Loches).

7. Chateau de Villandry
También de propiedad privada actual, es un museo en la comuna de Villandry, monumento histórico y Patrimonio de la Humanidad. Está abierto al público, y exhibe además del suntuoso edificios del palacio, un jardín que para algunos es el más bonito de Francia. Terminado en 1536 sobre las ruinas de una anterior fortaleza, fue el último palacio renacentista construido a orillas del Loira. Aquí puedes ir a la web oficial del Chateau de Villandry.

8. Chateau Azay-le-Rideau
En el departamento de Indre-Loira, fue construido en 1527 y está situado sobre una pequeña isla del río  Indre, por lo que sus cimientos se elevan directamente desde el río como un ejemplo magistral de castillo “en el agua”. De hecho, se trata de una categoría constructiva: “un castillo o pequeña fortaleza que está completamente rodeada por fosas o cuerpos de agua tanto naturales como artificiales”. En el blog compartimos 12 ejemplos de castillos en el agua y el de Azay-le-Rideau es uno de los más bonitos en su tipo. Además es un ejemplo destacado de arquitectura renacentista y es parte de los reconocidos como Patrimonio de la Humanidad. Además está acompañado por un jardín decimonónico. Aquí tienes la web oficial del Chateau Azay-le-Rideau en español.

9. Château d’Ussé (el castillo de la Bella Durmiente)
A este castillo lo incluimos desde el blog entre los 10 castillos franceses que parecen de cuento, y en este caso un poco literal. La estructura del castillo actual fue construida a partir del siglo XV, pero en siglos posteriores fue capaz de inspirar a Charles Perrault para escribir la historia de La bella durmiente. Además, se dice que fue uno de los castillos tomado como referente por Walt Disney para crear algunos de los palacios de sus películas de cuentos de hadas. Aferrado a una colina, con vistas al bosque de Chinon y junto al río, es además otro monumento histórico de Francia. Aquí tienes más información para visitar el Castillo d’Ussé.

10. Fortaleza Real de Chinon
Nuestro último en la ruta, no es el último punto de interés del valle del Loira, está claro (porque nos quedarán unos 60 sitios de interés por ver, para entender la razón por la que se puede volver a esta región en más de una ocasión y siempre dejarnos cosas en el tintero). Pero hasta aquí incluimos los imprescindibles a recorrer. La Fortaleza real de Chinon, en la misma localidad, está emplazada sobre un espolón rocoso con vistas al río Vienne, uno de los afluentes del Loira. Con fines evidentes defensivos, su historia comienza en el siglo XI. Convertido a prisión, y dejado en desuso largo tiempo, hoy es un museo en un complejo recientemente restaurado. Aquí tienes (en francés) más información para visitarlo.