Cuatro lugares de Argentina sacados de un cuento

Publicada el día: 10 septiembre, 2017

El desierto negro de Mendoza, el Campo de Piedra Pómez en Catamarca y la Isla Pingüino y la Reserva Natural Ría Deseado, en Santa Cruz: cuatro maravillas naturales con paisajes asombrosos que no te vas a querer perder.



 

El desierto negro de Mendoza
A 180 Km. de la ciudad de Malargüey a 580 Km. de la ciudad de Mendoza, la Reserva Provincial y Monumento La Payunia tiene características únicas de orden geológico y vulcanológico. Conocida también como el Desierto Negro de Mendoza, se extiende entre la porción sur de la Cordillera Principal y el extremo austral del Bloque de San Rafael. Poco conocida como destino turístico, la Payunia, que se encuentra en la lista para ser declarada Patrimonio de la Humanidad, es la reserva más grande de la provincia de Mendoza.

Bautizada Payunia por la voz pehuenche “Payen” -que refiere al lugar donde hay mineral de cobre, su extenso territorio esta colmado de silenciosos  volcanes que dejaron maravillosas geoformas: grandes coladas de lava que se encuentran entre las más largas del mundo, bombas y materiales de distintos grosores. Esta cuña de la estepa patagónica desierta y hermosa alberga guanacos y choiques que acompañan con sus naturales recorridos y miradas curiosas a los turistas que visitan el lugar. En la zona se realizan cabalgatas, excursiones 4×4 al volcán Payún Matrú, trekking y safaris fotográficos y a la reserva se ingresa solo con un guía habilitado. Paraíso de los vulcanólogos, científicos del mundo llegan a Malargüe para  descubrir las cualidades de este singular paisaje.

Fuente: www.malarguetegusta.com

 

Campo de Piedra Pómez en Catamarca
Este fascinante recorrido, ubicado a 63 km de la villa de Antofagasta de la Sierra, a 10 km de la localidad de El Peñón y a 585 km en auto de la capital catamarqueña, presenta en su gran extensión grandes campos de piedra pómez, el famoso mineral utilizado para tratar afecciones de la piel. Producto del riguroso clima, ésta zona ofrece curiosas formas talladas por el viento.

El resplandor de su belleza paisajística se puede recorrer en camionetas 4×4, cuadriciclo, bicicletas de alta montaña y caballo. Destino de una belleza singular, el Campo de Piedra Pómez presenta en toda su extensión un escenario ideal para hacer mountain bike, embarcarse en una travesía en 4×4 y practicar trekking, senderismo y sandboard, entre otras actividades. Se trata de un atractivo irresistible para todo aquel que se adentra en el territorio puneño porque sus características físicas son muy inusuales, porque sus colores van desde los blancos hasta los grises, pasando por tonalidades en tono tierra, y porque sus formaciones rocosas de extrañas formas que  se extienden por toda su extensión.

Fuente: www.turismo.catamarca.gob.ar

 

Isla Pingüino y Reserva Natural Ría Deseado, en Santa Cruz
La localidad Patagónica de Puerto Deseado ofrece un dos por uno en lugares increíbles de Argentina: la Isla Pingüino -ubicada a 620 km de Río Gallegos- y la Reserva Natural Ría Deseado –a 655 km de la capital santacruceña-.

En el extremo este de la Reserva Natural desemboca el Río Deseado, que permanece seco gran parte del año. La influencia de las corrientes, su profundidad de hasta 30 metros y otros fenómenos, confieren a las aguas de la ría tonos misceláneos de verde esmeralda, azul y turquesa. Esta belleza natural presenta numerosas islas e islotes pequeños, y a lo largo de sus márgenes aparecen playas de canto rodado patagónico, acantilados y cañadones. Es el único lugar en el mundo donde coexisten, anidando y alimentándose, cuatro especies de cormoranes, que se suma a las más de 90 especies de aves marinas y costeras. A finales de agosto arriban los pingüinos de Magallanes.

Por su parte, la Reserva Provincial Isla Pingüino se caracteriza por albergar al pingüino de Penacho Amarillo, especie migratoria que llega a anidar a mediados de noviembre y emigra en el mes de abril. Este pingüino es la especie más atractiva de la región ya que sólo se la encuentra en islas subantárticas, en Malvinas e Islas de los Estados, y a su vez es la colonia de más fácil acceso para el turista, ya que se encuentra a 20 km de la ciudad, en mar abierto y a una hora de navegación.

En esta Isla también se pueden avistar otras especies de avifauna marina como lobos marinos de un pelo, elefantes marinos, skúas y pingüinos de Magallanes. También se pueden ver en el lugar los restos de una antigua factoría de aceite de lobos marinos que funcionó en el año 1870. Esta isla es un paraíso salvaje y brinda una extraña sensación de caminar su superficie rocosa rodeada de agua.

Fuente: www.santacruz.tur.ar