Carolina “Pampita” Ardohain: “Me reencontré con mi lado más sensual”

Publicada el día: 5 octubre, 2017

Desde que a los 16 años llegó a Buenos Aires para trabajar como modelo, hace más de dos décadas, su nombre se volvió sinónimo y símbolo de la belleza argentina. De la pasarela saltó a la televisión: panelista, conductora y actriz, acaba de debutar en el cine con un thriller erótico.



 

Basta con que Carolina “Pampita” Ardohain entre a un lugar para que todos se den vuelta y la observen. Basta con que alguien diga “Pampita” para que todos sepan quién es ella. Basta con decir “Pampita” para saber que se habla de la más linda. Así, con todo eso alrededor, ella se mueve con naturalidad y espontaneidad en los medios, donde nunca pasa desapercibida. Y ahora mucho menos: llega al cine con un papel erótico muy jugado que dará que hablar aunque a ella no le genera más que muchas expectativas: “Soy la actriz anticool: disfruto de cada cosa como una nena”, dice con la sonrisa más perfecta de los medios argentinos.

De La Pampa al mundo
Ana Carolina Ardohain dos Santos, más conocida como Pampita nació en General Acha, provincia de La Pampa, el 17 de enero de 1978, pero vivió toda su infancia en el pueblo Doblas, en el departamento de Atreucó y después se trasladó a la ciudad de Santa Rosa, capital de la provincia de La Pampa hasta los 16 años. ​ En esta ciudad practicó ballet clásico durante nueve años. En 1994 resultó elegida Reina Provincial del Trigo y Reina Nacional del Estudiante en Jujuy. En la ciudad de Buenos Aires comenzó trabajando en un local de bowling, alternando dicho trabajo con el de promotora de eventos. Tiempo después trabajó como vendedora en distintos locales de ropa, hasta que quedó seleccionada para trabajar como modelo en un casting para la marca John L. Cook de la que trabajaba como vendedora en un shopping de la ciudad de Buenos Aires. Desde entonces, su carrera no se detuvo y llegó a ser la modelo publicitaria más convocada del país además de un personaje mediático, admirada y muy popular: tiene más de 160 portadas de revistas.

Debutó en televisión el año 2000, como notera en el programa conducido por María Vázquez, “El Rayo”. En la Copa Mundial de la FIFA Corea del Sur-Japón 2002, Carolina fue elegida “madrina” de la Selección nacional de fútbol de Argentina. Durante los años 2002 y 2003 participó en el programa de la Televisión Española “El Show de Flo”. Incursionó como actriz en la telenovela argentina de Cris Morena Rebelde Way en (2002). En febrero de 2004 fue jurado y Reina del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, en Chile. En 2005, actuó en la serie Doble vida y co-condujo el programa de entretenimientos Dominico, junto a Nicolás Repetto por la pantalla de El Trece.

En ese tiempo ya había empezado a salir con el actor chileno Benjamín Vicuña en el medio de una separación polémica del empresario argentino Martín Barrantes que la expuso mediáticamente. Pero ella siguió adelante con su romance que iba a durar más de una década. Junto a Vicuña fueron padres de cuatro hijos: una nena, Blanca –que falleció a los 6 años tras una infección provocada por una bacteria-, y tres varones, Bautista, Beltrán y Benicio. Luego del fin de su pareja con el chileno, se enamoró del tenista Pico Mónaco, con quien sigue de novia.

En agosto de 2007, participó en el estelar de TVN Chile, El Baile en TVN, donde mostró toda su elegancia frente a los bailes standards y latinos, que dio a conocer el ballroom. En el año 2008, participó en el concurso Bailando por un sueño 2008, un mes y medio después de haber dado a luz a su segundo hijo. En diciembre del mismo año se consagró como la ganadora de dicho concurso junto a su pareja de baile Nicolás Armengol. El público la eligió frente a frente a Laura Fidalgo. Actualmente es jurado del concurso Bailando por un sueño.

Un papel a la medida de su sensualidad
A partir de junio de este año también conduce el magazine Pampita Online, en la nueva señal de cable llamada KZO Entertainment. Una historia de amor polémica y dos hermanas. Una que reprime su deseo y la otra que lo lleva al límite. Un thriller erótico, algo que no se suele ver en el cine argentino y Carolina “Pampita” Ardohain como protagonista, con su lado sensual a flor de piel todo el tiempo y escenas de sexo sin tabúes. Así es “Desearás al hombre de tu hermana”, la nueva película de Diego Kaplan que pareciera tener todo para llenar las salas. ”Estoy muy orgullosa del resultado final y especialmente de que las mujeres no tengamos tapujos ni prejuicio con nuestro sexo, nuestro deseo y nuestro cuerpo”, dice Pampita, que comparte elenco con Mónica Antonópulos, Andrea Frigerio, Juan Sorini, y el brasileño Ghillerme Winter.

-¿Cómo te sentiste en el debut cinematográfico?
-Sentí que no podía hacerlo a medias. Que tenía que hacerlo con todo. Encontré  un guion perfecto, que me devoré porque me voló la cabeza. Sentí que era algo nuevo, distinto, fresco. Y un proyecto con el que soñé desde un primer momento sin saber si iba a quedar y sin saber cuál de las dos hermanas iba a ser. Y además un elenco de lujo.

-Realmente pusiste el cuerpo para la película…
-No podíamos contar la sexualidad de estas dos mujeres si no las contábamos desde ese lugar así que fueron absolutamente necesarias todas y hasta podrían haber habido más. Trabajamos muy profesionalmente y esperamos provocarlos y erotizarlos a todos.

-¿Hubo más desafío físico o emocional?
-Yo nunca tuve ni tengo problemas con mi cuerpo, ni pudor, pero fue un desafío el tema de exponerse totalmente. Sobre todo porque hacía muchos años que no mostraba un lado sensual. Porque la maternidad me había llevado a otros lugares como mujer. Y fue con redescubrirme en ese lugar, y dejarme llevar hasta sorprenderme de mi misma y hacerlo con desenfado. Y en eso me gustó mucho que Diego me llevara hasta el límite. Porque también nos ocupamos mucho de que la película no fuera sólo eso y trabajamos mucho para que haya un sostén, un laburo actora que compensara.

-Sabés muy bien todo lo que está generando y va a generar. ¿Cómo te sentís con esas expectativas y atención puestas en vos?
-Yo en ese sentido soy la anti actriz cool. Estoy fascinada con esto, esperando el estreno, casi no puedo dormir pensando en que si a la gente le va a gustar y si van a ir al cine… Estoy como en Disney. Para mi este es todo un mundo nuevo.

-¿Hubo una conversación familiar antes de aceptar el papel?
-Por suerte mis hijos son hijos de un actor que ha transitado todos los personajes habidos y por haber. Y cuándo tomé la decisión de hacerlo lo hice pensando en que seguramente cuando crezcan y lo vean va a ser un papel más y van a saber que es í a interpretación. Y mi profesión no tiene nada que ver con cómo soy con madre y los crio para que sepan disociar una cosa de la otra.

-¿Tuviste una crianza libre en el sexo o conservadora?
- Yo a los 16 años me vine a vivir a Buenos Aires y tenía un novio diez años mayor con el que me fui a vivir apenas llegué.  Así que viví en pareja toda mi vida. Es todo lo que conocí.  Soy una romántica empedernida y para mí el sexo siempre tuvo que ver con el amor y creo que es cuando funciona más perfectamente. Puede funcionar igual pero la magia sucede con amor. Para mí así es como lo disfruto yo. Y creo que es una gran película para que vean los adolescentes que se inician en el sexo con pornografía. ¡Acá hay sexo sin morbo ni perversión! Creo que está buenísimo contarle eso a los chicos, sacarles los prejuicios y tabúes desde este lugar.