Clutches, las carteras más cancheras

Publicada el día: 29 octubre, 2017

Antes les decíamos “sobres” y eran nuestro accesorio favorito para una fiesta. Pero en los últimos años se volvieron mucho más populares tanto para el día como para la noche.



 

La historia

El origen del bolso clutch se remonta al siglo XIX, siendo un tipo de bolso que desde el primer momento fue concebido para utilizarse en las ocasiones más especiales en las que tenías que ofrecer un plus de elegancia y distinción, especialmente en eventos y actos de noche. Un bolso de tamaño pequeño, que necesariamente debe estar diseñado para llevarse en la mano.

El primer ejemplar de bolso clutch del que se tiene constancia fue el que llevó la Emperadora Josefina en el siglo XIX, la que fuera la primera mujer del emperador Napoleón Bonaparte. Aunque fue ya en el siglo XX, por la década de los años 30 cuando los clutch comenzaron a convertirse en uno de los bolsos por excelencia para las estrellas del mundo del cine por aquel entonces y para las damas de la alta sociedad. Fue con el lanzamiento del Minauderie cuando el clutch obtuvo la repercusión de la que puede presumir hoy en día. Un bolso diseñado para las mujeres de mayor estatus, de pequeño tamaño y fabricado con un material extremadamente rematado con detalles de pedrería y de cristal.

Pero no todo fue éxito para los bolsos clutch, ya que tras convertirse en los bolsos de moda en la década de los 30, con la llegada de la II Guerra Mundial cayeron en el olvido. Aquí los bolsos comenzaron a ser cada vez más grandes con aires de autosuficiencia y con estilo militar y austero, debido a la escasez de materiales.

Más adelante la situación tampoco mejoró demasiado, ya que acabó la guerra y comenzó la revolución juvenil con el movimiento hippie, en el que la liberación de la mujer, la paz y el amor libre quitaron protagonismo a los bolsos y a la moda en general.

Durante la década de los 70 las mujeres dieron un paso adelante y comenzaron a pisar con fuera y con paso firme y decidido. Volvieron a preocuparse por ellas mismas y la moda y los complementos cogieron protagonismo de nuevo.

En la década de los 90 fue cuando se produjo el estallido final que puso a los clutch como la primera opción en cuanto a bolsos de fiesta. Dejaron de ser bolsos que exclusivamente llevaban las celebrities y las mujeres más importantes, y comenzaron a ser utilizados por todo tipo de mujeres que deseaban aportar un toque especial y elegante a sus vestuarios. De aquí en adelante, los clutch y el éxito han ido de la mano, convirtiéndose en uno de los complementos estrella del mundo de la moda.

Hay cuatro formas básicas para llevarlo:

  • La primera es cargándolo con el brazo entero. Si el bolso es de los que se doblan sobre sí mismos, esta sería la manera más cómoda de llevarlo. Porque se sujeta casi dejando las manos libres.
  • La segunda es a modo de garra, desde arriba. Esto sólo funciona si el bolso es pequeño o si está muy vacío y no pesa. Se lleva casi como un celular y sirve mucho para las carteritas de fiesta.
  • La tercera es sujetarlo desde la base y pegarlo a la cadera. Como sosteniéndolo.
  • La cuarta es la que se puso de moda ahora que se popularizaron y que viene de la mano de un nuevo modelo con lazo sostenedor. Justamente para que no sea incómodo. Muchos traen también una correa opcional.