Recorrer el mundo en 290 m2

Publicada el día: 20 noviembre, 2017

Un arquitecto y un diseñador textil intervinieron un departamento antiguo en la ciudad de Stuttgart transformándolo en un museo de los recuerdos de sus viajes.



 

Este ecléctico dúplex ocupa un antiguo edificio de estilo Guillermino, cercano al centro de Stuttgart, y representa un collage exagerado de estilos. La idea del proyecto de interiorismo es recrear un museo de recuerdos de viajes de los propietarios, un arquitecto y un diseñador textil.

El departamento se extiende en dos plantas de forma triangular (unos 290 m2) con una disposición de habitaciones agrupadas a los lados de un pasillo central, una característica que define el estilo arquitectónico del edificio. “La intervención respeta cuidadosamente el estilo original del edificio para crear un espacio amplio y con perspectivas superpuestas”, explican Gunter Fleitz y Peter Ippolito.

El pasillo que articula los ambientes se convierte en una galería para exhibir las curiosidades recolectadas en los frecuentes viajes que realizan los dueños. En ese espacio gris pálido se destaca un banco de madera de la India que llama la atención y acentúa el efecto de succión de la planta trapezoidal.

Uno de los elementos que logran la necesaria unificación de los espacios es el piso de parquet en espiga negro que se extiende en todo el departamento. Ese recurso da una sensación de fluidez al conjunto de habitaciones y crea un contrapunto gráfico a la arquitectura de estilo.

Al final del pasillo se encuentra el estar, un espacio amplio ambientado con colores fuertes y contrastantes, con una estantería de color amarillo limón que se destaca contra las paredes azules. Se suman una alfombra de pelo con diseño geométrico y la original silla Bold (compuesta de dos tubos entrelazados de espuma de poliuretano con una funda textil). También llaman la atención las imágenes y objetos que ocupan las paredes.

El comedor está dominado por los materiales textiles, un papel de seda pintado verde oscuro, tela de ikat uzbeko (una técnica de teñido para crear tramas), bordados de seda india, aplicaciones textiles laosianas y cestería africana. Allí, un mural “puntillista” de la artista Alix Waline en el cielo raso aporta una dinámica adicional al espacio.

La gran mesa de palo rosado que domina el comedor tiene un extremo de color negro lacado. Esta superficie reflectante y brillante, al igual que el frente del aparador, posee puertas negras se asemejan a un espejo fragmentado. Mientras que una cortina de hilo hecha a mano recoge el tema de los textiles de una manera más abstracta y ofrece un contraste fascinante con el elegante y grueso terciopelo de los faldones laterales.

Una puerta de dos hojas conduce al dormitorio, que también es una biblioteca. Una estantería de piso a techo cubre la pared longitudinal y un espejo subraya la impresión de profundidad. Tanto en el baño como en el vestidor, las superficies duplicadas expanden el espacio y crean puentes ópticos a las otras habitaciones mediante reflejos.

El baño se conecta a un gimnasio, que también funciona como dormitorio de invitados. Allí, las paredes de color amarillo limón aportan energía a la habitación. Un armario del piso al techo ofrece almacenamiento y oculta una cama plegable para invitados, mientras que su frente con espejo es funcional para el entrenamiento diario.

La cocina se ubica en el otro extremo del apartamento. Conserva las baldosas originales en el piso y la pared. Mientras que una abertura asimétrica y curva calada en la pared conduce a la única habitación en la que se ha conservado el piso de parquet de roble original. Allí las paredes están empapeladas con un papel inglés impreso a mano reproduciendo vegetación selvática. Esa atmósfera exótica se ve reforzada por un caballo de madera de tamaño natural, un artefacto arcaico de la India, que se encuentra frente a una escalera.

La planta superior alberga un estudio y sala de televisión, y tiene acceso a una generosa terraza con vistas a las copas de los árboles de la avenida vecina y la ciudad.

FICHA TECNICA
Nombre:
Maisonette P155
Ubicación: Stuttgart, Alemania.
Arquitectos: Ippolito Fleitz Group.
Equipo: Kim Angenendt, Hanna Drechsel, Gunter Fleitz, Lena Hainzinger, Peter Ippolito, Masafumi Oshiro, Verena Schiffl y Markus Schmidt.
Superficie cubierta: 290 m2.
Año de construcción: 2015
Fotografías: Zooey Braun y Eric Laignel

EL ESTUDIO
Ippolito Fleitz Group es un estudio multidisciplinario que tiene base en Stuttgart y oficinas en Berlín, Hamburgo, Zurich, Moscú y Shanghai. “Trabajamos junto con nuestros clientes para desarrollar arquitectura, productos y comunicación, que son parte de un todo y, sin embargo, distintivos”, señalan los socios. Como “arquitectos de identidad” conciben y construyen edificios, interiores y paisajes sin encasillar las distintas disciplinas.

www.ifgroup.org