Malta, las islas soñadas

Publicada el día: 11 diciembre, 2017

A mitad de camino entre Europa y África, este archipiélago que tiene algo de Grecia, algo de Sicilia y mucho de mediterráneo, tiene todo para ser un destino todo el año: gastronomía, historia, cultura y playas bellísimas.



 

La República de Malta es un archipiélago formado por tres islas situadas en el medio del mar Mediterráneo. Estas islas limitan al sur con Sicilia y al norte con Libia, con una extensión de 316km 2 y 413.609 habitantes, y forma parte d ella Unión Europea. Su capital es La Valletta (o Valeta) que, aunque no es la ciudad más poblada del país, históricamente ha sido el centro urbano de mayor relevancia en todo el archipiélago. Debido a su situación estratégica (un punto de unión entre los continentes Europeo y Africano que permite tener un buen control sobre el Mar Mediterráneo) el archipiélago de Malta ha sido disputado por muchos países a lo largo de la historia; de hecho, hasta el año 1964 formaba parte de las islas sometidas a la corona inglesa.

Con un clima precioso, que suele ser siempre templado, se puede viajar a este destino en cualquier estación y siempre hay buen tiempo. No obstante, la temporada alta es entre los meses de abril a noviembre. Entre las cosas más interesantes para hacer aquí se recomienda un largo paseo por sus calles rectas, haciendo una pausa para disfrutar de sus vistas en algún balcón o en alguna escalera.

Otra ciudad interesante e importante de Malta es Mdina con su ciudadela medieval de Europa. Su laberinto de calles estrechas y sinuosas, sus iglesias y palacios son espectaculares y un punto de interés que no debes perderte en tu viaje a la Isla de Malta. St.Julians y su Spinola Bay, un puerto pesquero sumamente pintoresco que se encuentra lleno de barcos de diversos colores y materiales. Seguramente es uno de los lugares más fotografiados de Malta. Y muy cerca de este puerto se encuentra el moderno barrio de Paceville, que es el epicentro de la vida nocturna y de la fiesta en Malta: un rincón lleno de bares, restaurantes y discotecas. Mientras que Paceville atrae a un público mayoritariamente joven, hay establecimientos más silenciosos y más exigentes que se encuentran alrededor de la frontera de este barrio; sitios donde te podrás tomar una copa y disfrutar de la auténtica cocina maltesa mientras conversas con tus amigos.

Si te gustan los viajes innovadores, viajar a esta isla podrá propiciarte una verdadera aventura hecha a tu medida que te hará sentirte maravillosamente. Además de visitar los típicos puntos de interés turístico, podrás navegar, bucear y disfrutar de diferentes deportes acuáticos durante casi todo el año. Además, también podrás jugar al golf, escalar, hacer senderismo, parapente, etc.

La gastronomía merece un capítulo aparte: debido a la intensa y variada relación que el archipiélago ha mantenido con otros países a lo largo de la historia, su cocina se encuentra influida por otras interesantes gastronomías, fundamentalmente la italiana (cabe mencionar la cercanía geográfica que mantienen ambos países) y la anglosajona (Malta formó parte durante mucho tiempo del Imperio Inglés). Pero además tiene sus pastas y postres muy propios y originales.

 

Isla de Gozo
La Isla de Gozo comparte historia con Malta, pero es físicamente diferente y más tranquila. El tamaño de Gozo supone un tercio del tamaño de Malta, además posee un terreno más verde y de características más rurales. Posee muchas colinas y valles y bellísimos acantilados escarpados y caminos rurales sumamente sinuosos que pueden ser sumamente interesantes para realizar senderismo. A diferencia de Malta, Gozo debe su patrimonio a la tierra, a su belleza natural y no a la vida urbana. No obstante, es una isla tan colorida y bella que te recomendamos que no te la pierdas, porque estamos seguros de que te enamorará.

Isla Comino
Comino es la isla para los amantes de la naturaleza, con algunas de las mejores zonas de baño del Mediterráneo, éstas son claras a punto de ser transparentes. Podríamos definirla como una roca escarpada, una costa de acantilados irregulares, cuevas, túneles y pequeñas playas de arena. El agua es particularmente deslumbrante en torno al canal de Comino que divide un pequeño trozo de isla rocosa llamada Cominotto donde se encuentra la conocida laguna azul (Blue Lagoon).

 

 

Fuente: ViajarMalta.com