¿Para qué sirven las brumas hidratantes?

Publicada el día: 16 diciembre, 2017

También llamadas “facial mists” Aparecieron hace unos años y revolucionaron los tratamientos de hidratación de la piel. Son algo así como la perfección de las famosas aguas termales. Te contamos cómo usarlas.



 

Es, como su nombre lo indica, una especie de bruma o niebla reconfortante de fácil aplicación que, aunque tiene como principal misión la hidratación, puede ampliar su espectro hasta cumplir con objetivos como calmar, desestresar y revitalizar la piel.

Son fórmulas que siempre refrescan y recargan la piel al instante mediante la colaboración inestimable de un selecto grupo de ingredientes con principios activos capaces de aportar un sinfín de beneficios que también actúan a largo plazo.

Te encuentras con la piel mustia y opaca y en un abrir y cerrar de ojos estos cosméticos que poseen una gran capacidad de penetración cutánea y están elaborados a base de agua, pueden tonificar, refrescar y revitalizar tu piel.

Dependiendo de los ingredientes de su fórmula desarrollan propiedades específicas: regeneración, regulación sebácea, oxigenación, hidratación y firmeza.

Deben usarse a una distancia prudencial del rostro, entre 5 a 10 centímetros, de lo contrario puede causar un efecto de rebote nada deseable. Y, recuerda, mantén siempre los ojos cerrados, no solo para protegerlos, es que la piel de los párpados también necesita de sus beneficios.