Este sitio funciona únicamente en las ultimas versiones de los navegadores.
Por favor, actualizá tu navegador.

Suscribite a nuestros newsletter - enterate de todas nuestras noticias

Quiero suscribirme a...




Search
23 de febrero, 2016

Pelo + verano: S.O.S.

En los meses de sol fuerte y calor intenso, el cabello se ve resentido por esos motivos y por la acción del viento, la arena, la sal del mar y el cloro. Qué conviene hacer para mantenerlo a salvo.

 

La exposición al sol, el mar, la arena y el agua de la pileta son factores que influyen en la salud del cabello, al igual que los ambientes climatizados en invierno y el uso de herramientas térmicas, como la planchita o el secador.

Realmente el cuidado del cabello en el verano es muy importante, ya que el solo cambio de la temperatura influye sobre él. Esta es la razón por la cual no sólo deben tomar precauciones aquellas personas que realizan actividades al aire libre.

Para lucir un pelo saludable durante los meses de verano, lo principal es mantener el nivel de hidratación óptima para así combatir el resecamiento y el frizz, evitando asimismo que se ponga más opaco y áspero.

La hidratación del cabello es vital para que conserve sus virtudes físicas, como la elasticidad, flexibilidad, suavidad, brillo y definición de su forma, ya sea lacio con rulos. Los productos de hidratación suelen ser mucho más livianos, no dejan residuo ni generan grasitud o sensación de cabello sucio.

De todos modos, tener en cuenta que hay una cantidad importante de protectores caseros para el cabello, pero lo que sucede con estos productos, como por ejemplo el aceite de almendra, es que no tienen tecnología, no poseen protectores UV y engrasan el cabello, con lo cual si bien este no es un gran inconveniente en la playa, para el uso diario se dificulta. Hay que tener en cuenta que el shampoo es un producto químico que se usa a diario y es agresivo ya que “lava”. Por eso, durante el verano el champú debe ser mucho más ligero y específico, acompañado de humectantes con vitamina E, antioxidantes y oligoelementos que ayudan a la regeneración de la cutícula capilar.

QUÉ HACER EN CADA CASO
* Pelo y viento.
 El viento provoca, principalmente, pérdida de humedad, y el cabello puede verse poroso, áspero al tacto, opaco y causar dificultades a la hora del peinado. Es aconsejable utilizar productos que devuelven la hidratación o, mejor aún, que eviten su pérdida. Se recomienda utilizar productos que hidratan, fortalecen y acondicionan el cabello, tornándolo fácil de peinar, algo que es complicado por el viento, que tiende a enredarlo.
* Pelo y sol. Tanto en cabellos teñidos como en pelos vírgenes, el sol provoca desgaste en el color, lo que puede dar una apariencia de cabello castigado. Además, la exposición extrema sin la debida protección puede causar pérdida de nutrientes esenciales de la fibra capilar, dañándolo.
* Pelo y arena. Principalmente, la presencia de arena en la cabeza puede ser causa de irritación y sensibilidad por lo que se aconseja utilizar luego de la playa champús que limpien en profundidad la piel del cuero cabelludo. Igualmente, no solamente el uso de protectores ayuda a la mantención del cabello. La utilización de accesorios como son los sombreros, gorras y pañuelos alejan un poco al sol del cabello y de la agresión del calor.
* Pelo y cloro. También el cloro puede causar daño y pérdida de color. Es fundamental utilizar protección previa a estar en una pileta, así como también es importante realizar una buena limpieza posterior.

Los productos con filtro de protección solar (FPS) protegen el cabello de la exposición al sol, así como también de las agresiones externas como el salitre del mar. Deben ser utilizados tanto antes de ir a la playa como antes de cada baño de mar.

Finalmente, es muy conveniente la visita al salón para realizar un tratamiento de reparación intensiva, que no tiene que ver con un simple baño de crema. Son tratamientos destinados a depositar aminoácidos entre las cutículas que se encuentran lastimadas reparando el cabello de manera efectiva. De manera que el cuidado en el verano no es solamente para los que van al mar, sino para todos.

 

CUIDADOS EXTRA PARA EL PELO CON COLORACIÓN
Como ocurre con la piel, el pelo también se daña en verano. Factores como el sol o la sal del mar generan un desgaste de la cutícula, que hace que el color se vaya aclarando, perdiendo su brillo. Para lograr un color radiante, sin desgaste, es recomendable aplicar productos de tratamiento, que hidraten y restauren el pelo. Además, es importante protegerlo con un producto Leave in, que proporciona durabilidad del color al cabello teñido y/o con mechas.

 

 

Texto: Florencia Romeo.

Asesoró: Marcela Brutti, manager del Wella Beauty Art Studio y Daniel Veiga, estilista y embajador de Schwarzkopf Professional.