Este sitio funciona únicamente en las ultimas versiones de los navegadores.
Por favor, actualizá tu navegador.

Suscribite a nuestros newsletter - enterate de todas nuestras noticias

Quiero suscribirme a...




Search
11 de diciembre, 2016

Mejorá tu imagen con el descarte de prendas

La asesora de imagen Estefanía Otturi explica por qué es fundamental aprender a desligarse de la ropa que ya no se usa y que interfiere a la hora de vestirte todos los días. Además, te da las claves para saber qué es lo que necesitás sacarte de encima.

 

¿POR QUÉ DESCARTAR?

  • Ayuda a darte claridad mental ya que alivia bastante el estrés que genera mirar un placard lleno de prendas que no te gustan y que no te dan placer a la hora de armar un conjunto.
  • Te da la posibilidad de encontrar prendas que estuvieron por mucho tiempo en el mismo lugar estancadas y sin uso. Esto sucede tanto en armarios chicos como grandes.
  • Te ayuda a tomar conciencia de la imagen y estilo que llevás, de las prendas que guardás y no necesitás, y te hará analizar si querés seguir viéndote de esa forma o si te gustaría cambiar algo.
  • Es bueno para aprovechar el momento y darle cierta organización al guardarropa. Esto te va a ayudar a encontrar las prendas más rápido y además verlo “más lindo”. La estética y la armonía dentro de tu placard juegan un papel clave a la hora de sentirte mejor.

 

PRENDAS QUE SUGIERO DESCARTAR:

  • Prendas muy antiguas.
  • Prendas en malas condiciones: tela muy gastada, ropa descolorida o con manchas que no salen.
  • Cuando no te favorece: aquí aprovecho para recomendar que es necesario probarse la prenda. Si no, será muy difícil determinar si el calce te favorece o no.  Si vos te ves bien, segura de llevarla y con un color que te levanta  o te hace sentir que armoniza con vos, ok podrás dejarla!
  • Cuando no te gusta o te sentís “rara”: en general si no te gusta, no te favorece. El gusto es lo que determina tu estilo, podrás ver una prenda muy linda en otra persona pero no necesariamente te guste como te queda a vos. Puede que te calce hasta perfecto, pero si no es de tu estilo, preferencia, o coherente a tus actividades diarias, realmente no vale la pena guardarla, porque no te estará representando.
  • Cuando no encontrás con qué combinarla: es normal y sucede bastante.  Aunque la prenda te guste, dudás todo el tiempo cuando te la probás y no sabés bien con qué ponértela. Te recomiendo que la saques.

 

EXTRA TIPS:

  • Si encontraste varias prendas a las que considerás guardar solo por el cariño, te sugiero que las saques y las pongas en otro lugar, fuera de tu armario.
  • Si notás que te quedaste sin pantalones, por ejemplo, está bien, no te preocupes. Dejate dos de forma temporal sabiendo que se irán cuando incorpores uno de mejor calce o más nuevo.
  • Asegurate de separar las prendas que necesitan ser lavadas, llevar a la tintorería o a la modista. ¡Separalas! Y no las vuelvas a meter adentro porque habrás perdido la única chance de ocuparte…

 

VENTAJAS DEL ORDEN

Ahora sí estas en condiciones de poner cada prenda en su lugar. Si ya tenías cierto orden, genial ¡te felicito! Ahora tendrás todo lindo y ordenadito pero sólo con las prendas en uso y que te gustan! Si no había un orden específico y tenías todo mezclado, es hora de darle un lugar determinado de tu placard a cada categoría de prendas: pantalones, polleras, camisas, remeras, saquitos, blazers, etc.

Notarás que te quedó mucho espacio. Sí! es la idea. Ahora estarás más liberada de ropa, y ¡de mente! Siempre que termino una revisión y descarte de guardarropas, una de las cosas que más me comentan mis clientas, es que se sienten súper liberadas, ven un armario disponible, liviano y se motivan a seguir ocupándose de ellas y de su ropa, ¡y esto es muy bueno! Darle el valor que se merece a tus prendas y a tu armario es muy importante, porque es un valor que se reflejará en vos misma, en tu bienestar. Ver un espacio más agradable, más ordenado y liberado, ayuda a despejar tu mente. Te motivarás automáticamente a seguir indagando y desarrollando tu imagen y estilo.

 

Fuente: www.estefaniaotturi.com.ar