Este sitio funciona únicamente en las ultimas versiones de los navegadores.
Por favor, actualizá tu navegador.

Suscribite a nuestros newsletter - enterate de todas nuestras noticias

Quiero suscribirme a...




Search
11 de diciembre, 2016

Villa La Angostura, el jardín de la Patagonia

Inmersa en el Parque Nacional Los Arrayanes, uno de los más bellos de Latinoamérica, esta ciudad que es casi un pueblo atrae por sus maravillas naturales y por las actividades que propone para pasar un verano de relax y aventura en familia.

 

Ubicada en el departamento Los Lagos, en el sur de la provincia del Neuquén, y enclavada en el sector norte del Parque Nacional Nahuel Huapi, rodeada de lagos, bosques y montañas, es una ciudad cordillerana con el encanto de un pueblo de apenas 11 mil habitantes rodeado de montañas, lagos, bosques y con una arquitectura cuidada, que se ha ganado el mote de “Jardín de la Patagonia”, porque la belleza y diversidad de su vegetación.
Su nombre, “La Angostura”, proviene de su geografía: la pequeña unión del área costera con la Península, a través del Istmo de Quetrihue; en el que se encuentra el ingreso al Parque Nacional Los Arrayanes. A pocos kilómetros se encuentra el paso fronterizo con Chile, Cardenal Samoré, y junto a otras localidades cercanas, como San Carlos de Bariloche y San Martín de los Andes conforman un corredor turístico de belleza natural tanto en la época estival como en la invernal.

El único arrayanal arbóreo del mundo que puede ser visitado se encuentra en el extremo sur de la Península de Quetrihue, dentro del Parque Nacional Los Arrayanes. Este bosque exhibe ejemplares de hasta 25 metros, cuya edad promedio es entre 160 y 250 años; habiendo ejemplares que alcanzan los 600 años. Fuera de lo común, este árbol, por su aspecto color canela, la suavidad y temperatura de su corteza, generan en los que lo contemplan, una sensación que le da un valor agregado único a este recorrido. Para llegar al Bosque, en primer lugar hay que llegar a la zona de los puertos y desde allí, se puede partir del Istmo caminando 12km, en los que se pueden apreciar especies autóctonas del Bosque Andino Patagónico, el casco de una antigua estancia, y la laguna Patagua en el camino. Allí está la famosa Isla Victoria, con la Hostería Nacional Isla Victoria, servicios gastronómicos y diferentes senderos de interpretación de flora.

Villa La Angostura es también el punto de partida del famoso “Camino de los 7 Lagos”, debido a que en los 110 kilómetros de su recorrido están los lagos Espejo, Correntoso, Escondido, Villarino, Falkner, Machónico y Lacar. Este tramo de la Ruta Nacional 234 es un camino de montaña, sinuoso que atraviesa densos bosques de especies autóctonas, convirtiéndose de esta manera, en un atractivo en sí mismo.

Uno de los lugares más exclusivos es Bahía Manzano, un pintoresco “barrio” en dirección hacia Bariloche. El trazado de sus calles, la frondosa arboleda, y la armonía entre la exquisita arquitectura andina y el paisaje, invitan a recorrerlo ya sea a pie o en auto. La Península posee a ambos lados, pequeñas playa de arena que se intercalan con formaciones rocosas distribuidas a lo largo de su perímetro. Para tener en cuenta: las playas que miran al este reciben el sol por la mañana, mientras que las que están del lado oeste, lo hacen por la tarde. El área costera del Lago Correntoso es un espacio recreativo que cuenta con una extensa playa municipal destinada como balneario. Asimismo, desde esta costa se practican deportes y actividades tales como paseos en canoas, kayak y pequeñas embarcaciones.

La gastronomía es típicamente patagónica: una variedad de platos con truchas, ciervos y jabalíes ahumados; la preparación de salsas a base de hongos y platos dulces de origen germano como Kuchen, Apfelstrudel y otras tortas, chocolates de alta calidad, mermeladas de frutos silvestres y, si alguien probar algo muy tradicional, puede pedir una chicha, bebida alcohólica anterior a la llegada de los españoles. En la actualidad, por la gran cantidad de turismo internacional, la gastronomía tiene opciones para todos los paladares y del mejor nivel.

Algunos de los lugares imperdibles para visitar son:

  • La Laguna Verde, también conocida como “Selva Triste”, es una reserva natural donde se pueden apreciar distintas especies arbustivas y arbóreas representativas de esta zona de la cordillera: cipreses, coihues, espino azul, palmerilla, etc. Un sendero bordea la laguna y permite recorrerla a pie. Una curiosidad del lugar es la presencia del “Arrayán del Amor”, formada por la unión de un ciprés y un Arrayán.
  • La Cascada de Inacayal, un salto de agua de 50 metros de alto, y el Mirador Belvedere, con una vista maravillosa.
  • El río Correntoso, que une el lago homónimo con el lago Nahuel Huapi, es famoso por ser uno de los más cortos del mundo –apenas 300 metros-, y aun mas por ser, su desembocadura, uno de los ambientes de pesca deportiva preferenciales para este deporte: las truchas más grandes pueden sacarse aquí. Quienes no pescan, pueden verlas desde un puente peatonal, ya que el agua es completamente cristalina. También en la desembocadura hacia el Nahuel Huapi, sobre la costa del lago, se emplaza el histórico Hotel Correntoso.
  • El Cajón Negro, un valle enmarcado por los Cerros Inacayal, Belvedere y Filo Belvedere al que se puede acceder caminando o a caballo. Las vistas que desde allí se imponen, son otro espectáculo natural imperdible. Verdes pastizales, que invitan al descanso y la contemplación, en un valle atravesado por arroyitos de aguas cristalinas.
  • El Cerro Bayo con tres miradores que ofrecen esplendidas vistas panorámicas de Villa la Angostura y tiene un centro de aventura, abierto todo el año, en el que se pueden practicar rappel, escalada, tirolesa, alquilar fourtrax, y excusiones con raquetas de nieve. También cuenta con actividades de aventura para niños.
  • La cascada del Río Bonito es un  salto de agua de 20 metros que cae a una hoya de color verde esmeralda, corre sobre una fractura del terreno de rocas basálticas, y sólo se puede llegar a pié, recorriendo unos 200 metros que demandan unos 30 minutos aproximadamente.

 

Fuente: www.villalaangostura.gov.ar