Este sitio funciona únicamente en las ultimas versiones de los navegadores.
Por favor, actualizá tu navegador.

Suscribite a nuestros newsletter - enterate de todas nuestras noticias

Quiero suscribirme a...




Search
27 de febrero, 2018

El lemon pie perfecto

Clásico de la cocina italiana traído a nuestro país, el secreto es la consistencia: una crema muy sabrosa y un merengue espumoso pero firme. Acá te contamos cómo lograrlo.

 

LEMON PIE
(Rinde 8-10 porciones)

Ingredientes
Para la masa quebrada:
150 gramos de azúcar
110 gramos de manteca
1 pizca de sal
2 huevos
300 g de harina 0000
Para el relleno:
250 cc de leche
100 g de azúcar
2 yemas
25 g de maicena
100 cc de jugo de limón
30 g de manteca
Para el merengue italiano:
150 gramos de azúcar
50 cc de agua
2 claras
1 pizca de sal

Preparación
Para hacer la masa, en un bol unir azúcar, manteca y sal hasta obtener una mezcla arenosa. Agregar la harina previamente tamizada e incorporar el huevo. Integrar todo hasta alcanzar una masa uniforme y lisa: unir sin amasar. Hacer una bola y cubrir con film. Dejar reposar en la heladera. Reservar. Para el relleno, calentar a fuego bajo en una cacerola la leche y, en paralelo, mezclar azúcar, yemas, maicena y jugo de limón. Cuando la leche llegue al hervor, verter en el bol con el resto de los ingredientes. Mezclar bien hasta integrar todo y volver a volcar la preparación a la cacerola hasta espesar. Apagar el fuego y dejar entibiar. Añadir la manteca, revolver y cubrir con film adherente para que no se forme una costra. Reservar en la heladera. Una vez terminado el relleno, retirar la masa de la heladera y estirar. Forrar moldes individuales de 7 cm de diámetro y poner garbanzos o algún tipo de peso sobre la masa para que no se levante. Llevar a un horno a 165 °C por 30 minutos, sacar los garbanzos y dejar cocinar 10 minutos más. Retirar del horno, dejar enfriar y reservar. En una olla a fuego lento verter el agua y azúcar hasta derretir e integrarse. En paralelo en una batidora introducir las claras y la pizca de sal. Batir hasta conseguir un punto nieve. Una vez que el caramelo llegue a los 114 °C, retirar del fuego e ir incorporando en forma de hilo a la batidora. Seguir batiendo hasta alcanzar la textura del merengue italiano. Poner el relleno de limón en una manga y llenar cada molde. En otra manga llenar con el merengue y decorar cada tarteleta por encima. Con un soplete lograr el bronceado final.