Este sitio funciona únicamente en las ultimas versiones de los navegadores.
Por favor, actualizá tu navegador.

Suscribite a nuestros newsletter - enterate de todas nuestras noticias

Quiero suscribirme a...




Search
12 de marzo, 2018

8 pautas para que adquieran la rutina de lavarse los dientes

Los especialistas dan consejos para incorporar en los chicos la imprescindible rutina de lavarse los dientes.

 

1. El modelado: los chicos copian a sus adultos de referencia. Cepillarse los dientes juntos es un buen ejemplo, ya que el niño aprende cuando te mira y te imitará. Que el niño te vea cepillarse los dientes de forma correcta después de cada comida será de gran ayuda.

2. Fomentar su autonomía: Sobre todo, cuando quieren hacer las cosas como los mayores. Aprovechá ese momento de “yo solo” para iniciar la rutina.

3. Plantéaselo como un juego: a los niños les puede resultar aburrido lavarse los dientes. Si lo planteamos como un juego, en el que ellos se cepillan mientras ven cómo aparece la imagen de sus personajes favoritos, aumentaremos su motivación. Por ejemplo, podés hacer un calendario con las estrellas conseguidas con cada cepillado, lo que impulsará su motivación.

4. Disponé del tiempo necesario y tené paciencia: reservá mínimo cinco minutos para ellos, fundamental por la mañana cuando vamos más justos a la hora de salir al colegio. Los niños tardan en aprender y, para favorecer el aprendizaje, es mejor crear un ambiente distendido y de juegos que de prisas y estrés.

5. Explicale al niño por qué hay que lavarse los dientes y los efectos positivos de hacerlo:

  • Para que no se caigan.
  • Para que estén limpios.
  • Para que la boca huela bien.
  • Para que no nos duelan.
  • Para mantener unos buenos hábitos de higiene bucodental.
  • Para que estén bonitos.

6. Crear hábito y no hacer excepciones: Los niños deben de aprender a lavarse los dientes después de cada comida con el objetivo de que se sientan extraños si no lo hacen. Por eso, es importante que todos los días después de cada comida, en casa o fuera, les acompañemos a lavarse los dientes. Si el niño se queda en el comedor escolar, meteremos el cepillo y la pasta de dientes en su mochila.

7. Normalizar las visitas al odontopediatra: no hay que esperar a tener un problema para acudir al dentista, lo ideal es hacer revisiones periódicas que nos ayudarán tanto a prevenir posibles problemas, como a normalizar las visitas.

8. Felicitar a los chicos por haberse cepillado los dientes correctamente: es preferible que no lo premies con nada y utilices la motivación intrínseca. Que sepa que estamos orgullos porque ya es mayor y se centre en lo agradable que es sentir la boca limpia y fresca, y los dientes fuertes y sanos.

Fuente: SerPadres.