Rio, a cidade maravilhosa

Publicada el día: 8 julio, 2018

En las últimas décadas, Río de Janeiro se volvió un destino súper popular entre los argentinos: a apenas tres horas de avión de Buenos Aires, calor y playa todo el año, una vida cultural infinita, naturaleza, y shopping.



 

Aunque seguramente lo primero de la lista cuando se planea un viaje de turismo a la capital carioca sean de sus playas, esta ciudad es una urbe cosmopolita, que en los últimos años está inmersa en un gigantesco proceso de transformación y modernización, por lo que la lista de los lugares que visitar en Río de Janeiro puede ser casi interminable.

Lo mejor para tomarle un primer pulso a la ciudad es dar un tranquilo paseo por la orla (paseo marítimo) de la playa de Copacabana. Deportistas, caminantes, vendedores de pareos y turistas de todo el mundo se confunden en este escenario que parece sacado de una postal de viajes. Probar una deliciosa caipirinha en alguno de los quioscos de la playa, es la manera perfecta para empezar unas inolvidables vacaciones en Río de Janeiro y a la vez sentirse como todo un carioca.

Pero más allá de sus famosas playas, hay muchos lugares que visitar en Río de Janeiro, cada uno hermoso y sorprendente. Por supuesto es imposible empezar un viaje de turismo, sobre todo si es el primero, por algo que no sea una visita al asombroso Cristo Redentor del Corcovado, la escultura Art Decó más famosa del mundo y uno de los miradores más altos de la ciudad, continuando por supuesto con el Pan de Azúcar y sus, no menos famosos, “bondinhos” (teleféricos) panorámicos.

No obstante, existen muchos otros lugares de interés que se han convertido en símbolos de Río de Janeiro, una ciudad donde los edificios históricos conviven en armonía con la modernidad, como lo demuestra el Museo de Arte de Río, que integra un palacete de estilo señorial inglés con un edificio de diseño modernista.

Un poco de historia
El barrio centro y la zona portuaria, acogen la mayoría de monumentos históricos de Río como el Palacio Imperial, el Teatro Municipal, los Arcos de Lapa o la Iglesia de la Candelaria, pero también ahí se encuentran los principales museos y centros culturales, como el Museo Nacional de Bellas Artes, el Museo Histórico Nacional o el Centro Cultural Banco de Brasil.

Otra forma fantástica de ver la ciudad y la bahía de Guanabara, desde perspectivas diferentes es visitar los fuertes y fortalezas instaladas a lo largo de la costa, que durante siglos sirvieron de bastiones defensivos para proteger uno de los puertos más importantes del nuevo continente. Aunque el más conocido y visitado es el Fuerte de Copacabana, el Fuerte de Leme o Duque de Caxias tiene una ubicación privilegiada y ofrece vistas maravillosas.

Y, a la hora de decidir cuáles son los lugares que visitar en Río de Janeiro, tampoco se pueden dejar atrás sus extensas áreas verdes, muchas de las cuales, como el Jardín Botánico, Dois Irmaos o la Floresta da Tijuca, forman parte del paisaje urbano de la ciudad y son inigualables lugares donde tomar un contacto realmente directo con la variada flora y fauna de Río.

Los imperdibles
Río de Janeiro es una ciudad preciosa, no sólo por su gran riqueza natural sino también porque es el hogar de grandes hitos turísticos de fama mundial. Hay mucho que ver y que hacer en la que se conoce como la “Ciudad Maravillosa”, por eso elegir puede ser algo difícil. Para quienes tienen el tiempo limitado, pero no quieren dejar de ver los más importantes sitios turísticos, estos son los lugares imperdibles de Río de Janeiro.

Cristo Redentor del Corcovado
Definitivamente, entre los lugares imperdibles de Río de Janeiro, éste ocupa el lugar de honor. Ver en primera persona esta impresionante imagen, reconocida a nivel mundial, es sin lugar a dudas una de esas experiencias que aceleran el corazón y se quedan marcadas en la retina para siempre. La gigantesca escultura de 30 metros de altura y 1.200 toneladas de peso, no sólo es la escultura Art Decó más famosa del mundo, sino que desde el 2007 es también una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno  un título que se merece y mucho.

Pan de Azúcar
En la entrada de la Bahía de Guanabara, se encuentra uno de los símbolos emblemáticos de la ciudad, el famoso Morro (cerro) del Pan de Azúcar, un espectacular pico de granito, prácticamente sin vegetación, que se alza directamente sobre el mar, lo que le confiere un encanto incomparable y permite que desde su cima, a 396 metros de altura, se tengan vistas privilegiadas de Río de Janeiro. El Pan de Azúcar no sólo es uno de los mayores atractivos turísticos de Río de Janeiro sino que se trata de un lugar clave en la historia de la ciudad. Saber más…

Catedral Metropolitana
Oficialmente llamada Catedral de São Sebastião do Rio de Janeiro, la Catedral Metropolitana, es una monumental construcción que sorprende y mucho, un lugar que visitar en Río de Janeiro, sí o sí. Por fuera, su peculiar forma piramidal cónica la hace única y, por dentro sus impresionantes vitrales  producen un efecto de luz realmente fascinante. Situada en el corazón financiero de la ciudad y fácil de distinguir desde todos sus miradores, la Catedral no deja indiferente a nadie.

Estadio Maracaná
Conocido mundialmente como el Templo del Fútbol, el Estadio Maracaná es sin lugar a dudas uno de los imperdibles de Río de Janeiro. Es el mayor estadio del país y durante años ostentó el título de ser el más grande del mundo. Por su césped han desfilado las más destacadas estrellas del fútbol mundial como Pelé, Ronaldo y Maradona, Sin importar qué equipos se enfrenten en la cancha, presenciar un partido de fútbol en el Maracaná es una experiencia única, siempre llena de música y colorido. Es aquí, más que en ningún otro lugar, donde se puede llegar a  comprender la magnitud del amor que los brasileños sienten por el fútbol, el “deporte rey”.

Playa de Ipanema
Inmortalizada por Tom Jobim y Vinicius de Morais en su canción “Garota de Ipanema” (Chica de Ipanema), sus dos kilómetros de costa y suave arena blanca convierten a la playa de Ipanema en una de las preferidas por cariocas y en uno de los sitios de mayor atractivo turístico en Río. Un lugar perfecto para tomar el sol y disfrutar del mar, pero también para hacer deporte o simplemente ver y ser visto.

Playa de Copacabana
Enmarcada entre montañas cubiertas de verde vegetación, delimitada por los Fuertes de Leme y Copacabana, la playa de Copacabana es sin duda la playa más famosa de Río de Janeiro y de todo Brasil y uno de sus mayores atractivos turísticos. La imagen de su famoso paseo, es reconocible en cualquier parte del mundo y posiblemente no haya un lugar en toda la ciudad con más ambiente y animación que en su paseo marítimo. Nadie visita Río sin pasarse por su famosa playa.

Jardín Botánico
Otro de los lugares imperdibles en Río de Janeiro es el Jardín Botánico. Emplazado en el barrio del mismo nombre, en los límites del Parque Nacional de la Tijuca, es una auténtica joya natural que en sus 137 hectáreas alberga más de 9.000 especies de plantas nativas y foráneas y varios edificios históricos. Hogar de la famosa Palmera Imperial, plantada por el propio rey João VI, acoge además impresionantes colecciones de bromelias, orquídeas y cactus.

Museo Histórico Nacional
Ubicado en pleno centro de la ciudad, el Museo Histórico Nacional fue fundado en 1922 y alberga una de las más importantes colecciones de todo Brasil, con más de 287.000 piezas que recorren desde la época previa a la llegada de los portugueses, hasta los inicios de la República. Una visita imprescindible para entender mejor la historia de Río de Janeiro y del país entero.

Confitería Colombo
Fundada en 1894, la Confitería Colombo es una de las mayores expresiones de la Belle Époque carioca y está considerada como uno de los cafés más bonitos del mundo, por lo que se ha ganado el derecho de entrar en el listado de monumentos arquitectónicos de Río de Janeiro. Sus amplios salones están decorados con enormes espejos enmarcados en madera tallada y con preciosas vitrinas, mesas y barras de mármol italiano, lo que le da un esplendor único. La confitería se ha convertido en todo un atractivo turístico, pero además de admirarla, vale la pena dejarse tentar por su increíble repostería.

Escalera de Selarón
Ubicada entre los barrios de Lapa y Santa Teresa, la colorida Escalera de Selarón, conocida también como escalera de Santa Teresa, o la escalera de colores de Río, se ha convertido en un símbolo de la creatividad y bohemia de un barrio vibrante, lleno de música y color. Formada por 215 peldaños cubiertos por más de dos mil azulejos diferentes provenientes de más de sesenta países, la escalera muestra imágenes y reflexiones sobre lo que significaba Río de Janeiro para su creador. Un lugar definitivamente imperdible.

Tras los pasos de Niemeyer
En 1991 fue proyectada la obra cumbre del arquitecto brasileño más famoso: Óscar Niemeyer en Rio, más precisamente en el municipio de Niterói. En 1996 se inauguraría el MAC, Museu de Arte Contemporânea, una especie de platillo volador gigante (que el arquietecto prefería comparar con “una planta exótica”) asomado a las aguas de la bahía de Guanabara, desde donde se puede apreciar el skyline de la capital fluminense.

 

Fuente: Imaginario de Janeiro.