Este sitio funciona únicamente en las ultimas versiones de los navegadores.
Por favor, actualizá tu navegador.

Suscribite a nuestros newsletter - enterate de todas nuestras noticias

Quiero suscribirme a...




Search
29 de noviembre, 2019

Lucía Chain, la diseñadora que mira al pasado para salvar el futuro

La diseñadora argentina que tiñe con palta,cebolla y remolacha sus prendas y es una referente de la moda sustentable en el mundo.

Lucía tiene una voz suave pero segura. Habla pausado pero en cada una de sus palabras transmite pasión por lo que hace, siente y piensa. Tiene 31 años, estudió Diseño de Indumentaria en la FADU, ganó el Semillero UBA en 2014 y se convirtió en una de las grandes referentes en moda sustentable de nuestro país. Sus creaciones están presentes en diferentes partes del mundo. Hasta abril del 2020, uno de sus diseños se expone en el Museo Salvatore Ferragamo de Florencia (Italia) en la muestra sobre moda  “Sustainable Thinking”.  “La pieza que se está exponiendo está inspirada en ‘23’, la colección que presenté en invierno. El nombre corresponde a la cantidad de cosas con las que llegó mi abuela en su valija al emigrar desde Europa a la Argentina”. Para esta propuesta utilizó linos, algodón y seda natural “todos guardados por mi abuela durante más de 40 años”, comentó y para las estampas utilizó tinta biodegradable.

El taller de Lucía está en la casa familiar en Bernal. Tras atravesar un frondoso jardín, una escalera conduce a su estudio donde abundan las máquinas de coser viejas, telas nobles, fotos antiguas, hilos de colores neutros. Su papá es floricultor y su mamá, bioquímica. Por eso desde muy pequeña guarda una estrecha relación con la naturaleza. De hecho prefiere mantenerse alejada de la capital y el circuito fashion de los diseñadores de Palermo. “Porque en el conurbano la vida es más real”, confiesa.

-¿Cómo es ser argentina, vivir en argentina y hacer diseño sustentable?
-Diseñar de una manera sustentable es primero comprender el contexto en el que uno vive. No existe una definición de lo que es sustentable, se construye de acuerdo al contexto en el que crea y vende el producto. Eso  significa tener bien presente nuestras raíces y entender cómo son nuestros modos de producción que difieren un montón con respecto a otros sitios, conocer quiénes pueden ser nuestros proveedores dentro del país.  Es un desafío porque no hay información, entonces los diseñadores debemos investigar constantemente sobre nuestros productos.

¿Qué debe tener una prenda para que sea sustentable?
Tienen que estar realizadas con materiales nobles, biodegradables, que no afecten al medio ambiente en su proceso de producción y que por supuesto no dañen la piel. Por ejemplo, el polyester hace transpirar por demás y nuestro cuerpo tiene que activar de otra manera las glándulas,  algunas  pelusas que largan ese tipo de telas pueden afectar la piel. Es fundamental saber cómo están hechas esas prendas, evitar los talleres que ejercen la esclavitud. Por eso brindo capacitaciones gratuitas para poder dar nuevas herramientas a aquellos que quieran producir de una manera sana, mostrarles cómo es el proceso y ver que con pocas herramientas puedan independizarse. Debemos utilizar nuestro trabajo como herramienta transformadora.

¿Se puede hacer una prenda sustentable económica?
Depende mucho del diseñador. Yo en mis colecciones hago una línea básica que es muy accesible, mucho más de las que podes comprar en cualquier shopping y otra, un poco más compleja y costosa, que en su mayoría se comercializa en el exterior.

¿Cómo es el proceso de producción?
La confección se hace en mi taller con la gente que capacito. En el interior se producen los materiales que nosotros compramos. Algunas tinturas las hago con remolachas, cáscaras de cebolla o con el corazón y la piel de la palta que genera un color rosa viejo. Por ejemplo las dejo hervir por largo rato hasta que expulsa todo el color. A veces tiño la tela o ya en la prenda realizada porque me gusta la imagen que da sobre las costuras.

¿En qué te inspiras a la hora de diseñar?
En situaciones que tienen que ver con mi mundo personal. Por ejemplo mi primera colección estaba inspirada en mis amigos y como retomaron oficios que quizás hacían sus ancestros, otra colección fue en honor a mis abuelos y sus historias de la infancia.

¿Cuál es tu proyecto para el próximo año?
Ya tengo planeada varias muestras en Japón, y en marzo tengo el cierre de la muestra de Ferragamo. Además estoy cerrando algunos  proyectos en Italia y pensando en armar un proyecto nómade por el mundo.

Las prendas de Chain:
Diseños genderless, ideados para mujeres y hombres por igual.
Colores pasteles logrados a base de tinturas orgánicas.
Sus prendas tienen una excelente calidad. Una leyenda que borda en sus prendas dice: “Tratala con amor, arreglala cuando se rompa y compostala cuando la dejes de usar”

Texto: Karina Bianco